Páginas vistas en total

miércoles, 2 de diciembre de 2015

La dislipidemia en pacientes con VIH.

Actualmente el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) se puede tratar con antirretrovirales que ayudan a la estabilidad del paciente evitando complicaciones, no obstante estos tienen su efecto adverso como la elevación en sangre de triglicéridos, del colesterol total, disminución del colesterol bueno HDL, además de fallo en la tolerancia de la glucosa debido a la insulinorresistencia. 
La dislipoproteinemia (DLP) constituye un factor de riesgo para complicaciones macrovasculares generando un posible infarto de miocardio.


La alteración del metabolismo lipídico depende del tipo de tratamiento o del antirretroviral que será utilizado, por ejemplo el inhibidor de proteasa (IP), actúa inhibiendo las proteínas transportadoras de los elementos reguladores de esteroles, esto genera que a nivel hepática se produzca una mayor secreción de lipoproteínas aumentando los niveles de lípidos libres en sangre, lo cual explica el desarrollo de la dislipidemia.

Los pacientes con VIH/SIDA y dislipidemia tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares, lastimosamente no se pueden emplear medicamentos hipolipemiantes por la utilización de antirretrovirales.


Es fundamental que los pacientes con VIH cambien su estilo de vida, dejando de fumar, evitando el consumo de bebidas alcohólicas, lo mejor será optar por la realización de actividad física y una alimentación equilibrada que favorezca a la estabilidad de la salud con lo cual se puede evitar o mejorar la dislipidemia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario