Páginas vistas en total

miércoles, 10 de julio de 2013

HIGADO GRASO

Tanto el sobrepeso como la obesidad predisponen a muchas enfermedades o trastornos como el hígado graso también conocido como esteatosis hepática, la aparición de este trastorno también puede deberse al consumo excesivo de alcohol, azúcares, grasas y al síndrome metabólico.
Esta afección consiste en la acumulación de grasa en el hígado. En su normalidad el hígado contiene menos de 5 gramos de grasa por cada 100 de peso., para el diagnóstico de hígado graso, generalmente el hígado tiene más de un 5% de su peso total con contenido graso. Muchas personas que padecen de esta afección no presentan síntomas, siendo un trastorno asintomático, sin embargo algunas personas pueden presentar dolor en el abdomen, pesadez después de las comidas o fatiga crónica.


Las personas con sobrepeso son las que padecen frecuentemente de hígado graso por la mala alimentación, recordemos que la obesidad central o el abdomen abultado predispone a mayor riesgo cardiovascular y a la afección de otros órganos como el hígado o el páncreas. 
El hígado graso es la tercera enfermedad hepática más frecuente y las complicaciones que puede presentar son la cirrosis, la encefalopatïa hepática que puede conducir al cáncer de hígado.


TRATAMIENTO NUTRICIONAL



  • Es muy importante que las personas que padecen de hígado graso sean asesorados por un profesional en nutrición para la modificación de los hábitos de alimentación y posterior disminución del peso corporal. 
  • La dieta debe ser baja en calorías es decir hipocalorica donde se evitará el consumo de alimentos muy grasos como las frituras, carnes con muchas grasas y también aquellos alimentos con mucha cantidad de azúcar como los helados, tortas y otros., también es importante evitar el consumo de alcohol.
  • La alimentación debe ser equilibrada cubriendo las necesidades nutricionales del paciente en donde debe optarse por el consumo de cereales integrales, frutas y verduras que pueden ayudar a reducir el colesterol en la sangre., las carnes deben ser magras, consumir lácteos descremados, panificados, jugos naturales., por otra parte es necesario la realización de actividad física para favorecer a la mejoría de esta afección.

4 comentarios:

  1. Interesante doctora, por lo que leo es una complicación que puede ser asintomática, lo cual la convierte en una enfermedad mas difícil de valorar, lo mejor que se puede hacer para evitarla es siendo muy cuidadoso con la sana alimentación y ante todo evitar lo excesos, felicitaciones! muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Así es Oscar una alimentación equilibrada puede evitar este trastorno, además se debe evitar el consumo excesivo de alcohol ya que éste también puede generar la aparición de hígado graso., es muy importante cuidar la alimentación para reducir el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad. Un abrazo., muchas gracias..! =)

    ResponderEliminar
  3. Hola Giselita. Muy ilustrativo post.

    Este tema del hígado graso es muy delicado y muchas veces aparece cuando ya lo tienes y no hay nada que hacer sino evitar que de allí pase a una cirrosis. Lo importante es evitar excesos y eso suele suceder con aquellas personas que han sido operadas de la vesícula. Como la vesícula es el órgano que elimina la grasa, al ya no estar, toda esa grasa se va al hígado y allí si uno no se cuida, puede derivar en hígado graso.

    Te mando un abrazo muy grande.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  4. Hola Lucho., generalmente este trastorno no suele presentar síntomas por lo que es adecuado cuidar nuestra alimentación para evitar el aumento tanto de colesterol y triglicëridos que pueden predisponer al aumento de grasa en el hígado., con la extracción de la vesícula hay mayor facilidad de padecer este trastorno ya que las grasas no podrán ser eliminadas en su totalidad. Un abrazo Lucho., saludos..! =)

    ResponderEliminar